ANÁLISIS DE UNA ENCUESTA SOBRE EXPERIENCIAS CON LA ENEBEFOBIA DE PERSONAS NO BINARIAS DEL REINO UNIDO

INTRODUCCIÓN:

En esta entrada extraemos la información de una encuesta realizada a personas no binarias en el Reino Unido durante julio y septiembre de 2015 por la Scottish Transgender Alliance [enlace: http://www.scottishtrans.org/wpcontent/uploads/2016/11/Non-binary-report.pdf], cuyos resultados fueron publicados el pasado noviembre de 2016. Si bien es cierto que la situación en el Reino Unido no es la misma que en España (allí hay un poco más de reconocimiento a nivel social de la existencia de las personas no binarias), los problemas a los que se enfrenta nuestro colectivo no son tan diferentes entre ambos países. Esta encuesta, por tanto, constituye una referencia para poder aportar datos que evidencian que las personas de géneros no binarios y agénero no somos «un puñado de personas que se creen especiales», sino que sufrimos opresión específica por ser no binaries, y que vivimos experiencias muy similares en muchos casos.

La encuesta se centra en tres áreas: experiencias usando diversos servicios, experiencias en el empleo y visión con respecto al reconocimiento legal de los géneros. Como informa en el reporte la Scottish Transgender Alliance, a pesar de que se han hecho con anterioridad investigaciones sobre personas trans inclusivas con las personas no binarias, este estudio es uno de los poquísimos que se han realizado para conocer solamente los problemas específicos a los que nos enfrentamos les no binaries.

DATOS DEMOGRÁFICOS:

Los datos recopilados corresponden a 895 personas no binarias del Reino Unido. De estas, un 63% se identifican como «no binarie», un 45% como «cuirgénero», un 37% como «trans/transgénero», un 31% como «género fluido» y un 28% como «agénero», siendo estos los porcentajes más representativos (los porcentajes superan el 100% ya que una misma persona se puede definir con varios términos a la vez).

Ante la pregunta de si consideran su experiencia con el género fluida (que cambia con el tiempo) o estática (que siempre es la misma), el 54% responde que es fluida, el 31% que es fija y el 15% no lo tiene claro.

De entre las personas con experiencia con el género fluida, vemos que hay personas cuya expresión de género cambia para adaptarse a su género, con personas cuya expresión cambia pero no necesariamente refleja su género y con personas con expresión de género constante. Para el 3% de las personas fluidas, esta fluidez se ve determinada por circunstancias como la relación con otras personas, el estado de ánimo o el entorno.

Entre aquelles con experiencia con el género fija, el 12% no tiene género (agénero). El 6% de personas con experiencia con el género fija tienen una expresión de género fluida. Recordamos que género y expresión de género (cómo presentamos nuestro género a les demás) son dos cosas que no tienen por qué ir ligadas entre sí.

Por otro lado, en total, el 65% se considera trans frente al 15% que no y al 20% que no lo tiene claro. Quienes dicen que no o que no lo tienen claro lo hacen porque «no se consideran lo suficientemente trans» (porque creen que no sufren transfobia o piensan que se están apropiando del término trans) (9%), porque piensan que para ser trans tienen que cambiar su expresión de género (y ya hemos dicho que no tiene nada que ver una cosa con la otra) (5%), porque asocian el ser trans con realizar transición médica de género (5%) o porque piensan que el término trans refuerza ideas duales del género o que solo hace referencia a personas binarias (5%). En cualquier caso, entre quienes no se consideran trans o dudan lo hacen por decisión personal o por presión de la comunidad trans binaria, pero entre los testimonios de personas no binarias que recoge la encuesta ningune se considera cisgénero. Desde ATCUES pensamos que toda persona no binaria tiene derecho a definirse como trans en tanto que su género es distinto al que se le asignó al nacer; les no binaries somos tan trans como les binaries y como tal se nos tiene que respetar aunque decidamos no cambiar nuestra expresión de género, transicionar médicamente o aunque creamos que no estamos sufriendo transfobia.

Conocer la existencia de las personas no binarias hace que términos como «homosexual» o «heterosexual» queden obsoletos porque no nos tienen en cuenta a les no binaries. Palabras como «queer» (cuir) (53%), «pansexual» (32%), «bisexual» (28%) y «asexual» (19%) son las que mejor definen la orientación de la mayor parte de personas no binarias. En cualquier caso, género y orientación son dos cosas distintas y de ninguna manera tienen por qué estar relacionados, como creen muchas personas.

En relación con la intersexualidad, un 4% es intersexual, un 8% no lo sabe con certeza y 88% sabe que no lo es.

Otro aspecto relevante son las discapacidades. Un 45% afirma ser discapacitade o tener un problema de salud de larga duración, mientras que el 9% no lo sabe y 46% responde que no. De quienes quisieron aportar más información, un 41% padecen problemas de salud mental, un 22% de tipo físico y un 18% son personas neurodivergentes.

EXPERIENCIAS EN EL USO DE SERVICIOS:

Con respecto a las experiencias usando algún servicio (como policía, servicios de salud, centros educativos, etc.), al 34% de no binaries le han dicho alguna vez el personal del propio servicio que «no tienen conocimientos suficientes sobre las personas no binarias para poder ayudarles» y al 11% le han rechazado prestarle un servicio o se lo han retirado por ser no binaries. Asimismo, el 65% siente que el servicio no es inclusivo con las personas no binarias en sus imágenes y pósteres o en el lenguaje que utilizan en formularios, folletos y en la información que dan en general. Esta falta de inclusión y visibilidad en los servicios provoca impactos en las personas no binarias de diversas maneras: sentir que sus (a)géneros no son válidos (84%), sentirse más aislade o excluide (83%), perder autoestima (76%), empeorar su salud mental (65%) o tener menor intención de acceder a servicios (63%), entre otras.

Según los resultados obtenidos, en general las personas no binarias no nos sentimos cómodas teniendo que hablar de nuestras experiencias con el género en cualquier servicio, llegando a no usar determinado servicio por este motivo. El mayor porcentaje de incomodidad ocurre con la policía (69% nunca desvelarían su identidad), y le siguen los servicios de salud (60%). Entre los motivos para ocultar el ser no binarie encontramos: «decir mi género en este sitio no es relevante» (12% de entre quienes les incomoda hablar de su género en algún servicio), «estoy dentro del armario» (9%), «hacerse pasar por hombre trans o mujer trans hace las cosas más sencillas» (8%) o «depende de la persona con la que esté tratando» (5%).

Sobre el hecho de evitar situaciones por miedo a ser acosade o a ser señalade como no binarie aparecen porcentajes bastante elevados, con una mayor tendencia a evitar aquellos espacios segregados por género. Baños públicos (55%), gimnasios (42%), clubs o grupos sociales (39%), otros espacios de esparcimiento (33%), lugares de trabajo (32%) o tiendas (30%) son los lugares más evitados por las personas no binarias, por motivos como: evitar ser cuestionade o expulsade del lugar, no ser percibide como no binarie o ser percibide como binarie por las personas que se encuentren allí, evitar que se repitan malas experiencias pasadas, evitar el acoso por «parecer cuir» o evitar mismisoginia (violencia recibida por ser percibide como mujer aunque no se es) o transmisoginia (violencia recibida por ser trans y mujer o, en estos casos, del espectro transfemenino).

Las clínicas de salud sexual son también muy evitadas por las presunciones de género que se hacen allí. Practicar algún deporte también es difícil para algunas personas. Y, por supuesto, los problemas de salud mental se mezclan con el miedo y hacen más probable que una persona no binaria evite tales situaciones.

Ya hablando de las propias experiencias vividas, la encuesta recoge unas mismas situaciones pero distinguiendo entre servicios y lugares públicos, como se puede ver a continuación:

Experiencias en servicios
Los casos de violencia física y/o sexual tampoco se quedan atrás, aunque los porcentajes son mucho mayores en lugares públicos que en servicios y siendo las situaciones las siguientes:Como se puede ver en la tabla, la gran mayoría ha sufrido algún tipo de discriminación en algún servicio o lugar público (directa o indirectamente) por el hecho de ser no binarie, con una incidencia superior en los lugares públicos. Esto explica la evitación y el miedo a ir a estos lugares. El desconocimiento general de qué es ser no binarie y el hecho de ser a nosotres mismes a quienes nos cargan con las tareas de educar como si fuera nuestra responsabilidad el que se sepa o no de nuestra existencia, acaba afectando negativamente a gran porcentaje de personas no binarias.

Los casos de violencia física y/o sexual tampoco se quedan atrás, aunque los porcentajes son mucho mayores en lugares públicos que en servicios y siendo las situaciones las siguientes:

Experiencias en servicios (II)
Por otra parte, los formularios para solicitar acceder a algún servicio no suelen dejar que las personas no binarias definamos nuestras experiencias con el género: un 58% de personas nunca ha sido capaz, el 38% solo ha podido alguna que otra vez y el 4% restante ha podido siempre o casi siempre. Permitir una respuesta personalizada para describir nuestros géneros, una casilla de «no binario» o que simplemente no pregunten por el género son aspectos en los que la mayoría de personas no binarias está de acuerdo. De lo que la mayoría estamos de acuerdo es que la mayor parte de los formularios no son inclusivos y que, aunque sí den una opción para expresarnos, muchas personas evitarán entrar en detalles para evitar sufrir discriminación por parte del servicio.

Otro de los problemas a los que nos enfrentamos para acceder a algún servicio es la intersección de nuestras experiencias con el género con otros aspectos de nuestra identidad: la orientación sexual (53%) (se da por supuesta la heterosexualidad de la persona; se patologiza la asexualidad; se invisibiliza la bisexualidad), las discapacidades/neurodivergencias (27%), la edad (19%), la etnia/raza/nacionalidad (6%), las creencias/religiones (5%), el no ser una persona monógama o el ser percibide como mujer han dificultado a personas no binarias el acceder a los servicios.

EXPERIENCIAS CON EL EMPLEO:

En cuanto al empleo, solo el 6% se ha sentido siempre capaz de hablar de su identidad no binaria en el trabajo, comparado con el 52% que nunca ha sido capaz. Las preocupaciones más comunes que frenan a una persona no binaria a hablar de sus (a)géneros en el trabajo son: el miedo a que su género no sea respetado (90%), el miedo a que su entorno laboral se vuelva más difícil (88%) y el miedo a que afecte negativamente a su carrera laboral (55%); solo al 5% no le preocupa el tema. Del 16% restante que mantiene su identidad en secreto, a un 18% le preocupa no ser comprendide, el 16% teme ser acosade o discriminade, el 6% teme ser despedide y el 5% no quiere sentirse obligade a educar a la gente de su trabajo con respecto a lo no binario.

Entre quienes sí hablan de sus (a)géneros en el trabajo encontramos los siguientes porcentajes, con respecto a si han recibido apoyo por parte de superiores, compañeres y usuaries/clientes:

Experiencias en el empleo

Como se puede ver, las reacciones son muy variadas. Señalamos que aquelles que han recibido apoyo siempre (la situación deseable) solo son un 23% en el mejor de los casos (por parte de superiores) y que, teniendo en cuenta los porcentajes restantes, las probabilidades de no recibir apoyo son extremadamente altas. Hay que relacionar esto con el 52% que ya dijimos anteriormente que nunca ha hablado sobre su identidad en el trabajo y también relacionarlo con los motivos para ocultarlo.

El 92% ha vivido alguna experiencia negativa en el trabajo en los 5 años anteriores. El 80% ha sentido que tenía que «pasar» como binarie para ser aceptade y el 52% se ha visto forzade a usar uniformes de trabajo estereotípicamente «de hombre» o «de mujer» y a seguir los códigos de etiqueta. El 42% ha oído alguna vez que «ser no binarie no es normal» y el 25% ha sufrido acoso silencioso. Al 52% le han tratado con un nombre o pronombre incorrecto por error, al 21% le han tratado con un nombre o pronombre incorrecto a propósito y del 14% se han burlado o ha sido insultade por ser no binarie. En cuanto a violencia física y sexual, los porcentajes son similares a los de los servicios: 8% ha sufrido acoso sexual, 6% ha sufrido amenazas o ha sido intimidade físicamente, 1% ha sufrido abuso sexual y al 1% le han pegado por ser no binarie.

En el proceso de solicitud de empleo también nos encontramos con problemas. Aunque los porcentajes son menores que en el empleo propiamente dicho, no se pueden pasar por alto: el 60% ha sentido que tenía que «pasar» como binarie para ser aceptade, al 38% le han tratado con un nombre o pronombre incorrecto por equivocación, el 18% ha sufrido acoso silencioso, el 18% ha oído que les no binaries no somos normales, al 11% le han tratado con un nombre o pronombre incorrecto a propósito y el 5% ha sufrido burlas o insultos por ser no binarie. Mención especial al 14% que ha tenido dificultades para aportar los documentos de identificación correctamente (por ejemplo por haber cambiado de nombre), al 11% que ha tenido dificultades para acreditar sus cualificaciones y a todes aquelles que se ven obligades a malgenerizarse en los formularios de solicitud por falta de marcadores de género no binarios.

Y, al igual que para acceder a servicios, en el trabajo otros aspectos de nuestra identidad hacen que vivamos experiencias negativas: la orientación sexual (30%), las discapacidades/neurodivergencias (29%), la edad (19%), la raza/etnia/nacionalidad (4%), las creencias/religiones (4%) o el ser percibide como mujer afectan negativamente nuestra estancia en el lugar de trabajo.

VISIONES SOBRE EL RECONOCIMIENTO LEGAL:

Finalmente, sobre el reconocimiento legal, al 64% le gustaría que en sus documentos legales (incluyendo pasaportes, certificados de nacimiento y carnets de conducir) apareciera reflejado algo que no sea «hombre» o «mujer», el 16% no tiene claro si le gustaría que esto ocurriera, al 14% le gustaría que cambiara en algunos documentos y en otros no y el 6% no quiere esta opción. Entre los motivos para no querer esta opción o dudar nos encontramos con el miedo a ser señalade como no binarie públicamente (lo que podría acarrear enebefobia), el que algunes tienen experiencias con el género más cercanas al espectro dual de género (y prefieren que así lo indiquen los documentos), pensar que el Estado no necesita para nada saber nuestras experiencias con el género o que no mejorarían nuestros derechos si aparecieran en los documentos o, simplemente, el hecho de estar en el armario. El motivo principal para querer este reconocimiento es sentir la validación de nuestras experiencias con el género.

El 73% piensa que para los documentos legales añadir una categoría de «no binarie» sería lo mejor, pero el 3% piensa que tres categorías de género no son suficientes; asimismo, el 57% está de acuerdo en que la mención al género en estos documentos debería ser opcional y el 41% piensa que en ningún caso el género debería aparecer reflejado ahí.

Otras personas piensan que lo que deberían reflejar los documentos son los pronombres o títulos (Sr./Sra./Sre., etc.) en vez del género. Con respecto a esto, al 87% le gustaría que legalmente se reconocieran títulos neutros (el más preferido según la encuesta es «Mx.», neutro de «Mr.» y «Mrs.»), el 75% piensa que los títulos deberían ser opcionales y el 27% aboga por que no deberían usarse.

Desde ATCUES esperamos que esta información sea de utilidad y os ayude a las personas binarias a entender un poco más lo que supone ser no binarie o agénero y vivir en un mundo que nos oprime y que no nos acepta tal y como somos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s