F.A.Q / PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es el género?

El género es la vivencia interna de similitud o semejanza con el resto de personas que se denominan X género (semejanza en cuanto a pertenencia a esa categoría o conjunto social que es “X género”, claro está). Nuestra cultura occidental blanca es binaria y actualmente sólo reconoce dos géneros, mujer y hombre, pero existen muchos más, denominados géneros no binarios o cuirgénero.
El género es completamente individual y sólo la propia persona puede determinarlo. Nadie más que tú puede saber cuál es tu género si no se lo dices, puesto que no viven dentro de tu mente y el aspecto externo no determina el género en absoluto.

Ni les médiques, ni tus progenitores, ni siquiera psicólogues, pueden decidir tu identidad, ni imponerte un género, ni decirte que no eres el género que realmente eres. Si intentan hacerlo, eso se denomina transfobia, es opresivo y una forma de violencia hacia tus derechos individuales más básicos.

 

¿Qué significa ser transgénero?

Ser transgénero significa ser cualquier otro género diferente al que te asignaron al nacer. Puedes ser mujer trans binaria, hombre trans binario o persona trans cuirgénero (trans no binarie).
“Trans” es un prefijo latino que significa “hacia otro lado”, por tanto el término supone que tu identidad se encuentra en otro punto diferente de donde te ubicaron al principio. Lo contrario de transgénero, esto es, no ser trans, se denomina “cisgénero”.

Es importante señalar que la categoría “transgénero” sólo tiene sentido dentro del sistema de género occidental, y que existen y han existido numerosos paradigmas o sistemas de género diferentes en otras culturas no occidentales/ de personas de color.
Si una persona de color elige denominarse transgénero o cuirgénero está en todo su derecho, pero nosotres no debemos imponer nuestros paradigmas, sistemas o definiciones a PdC que deseen nombrarse de acuerdo al sistema de género de su propia cultura. Los géneros nativos originarios no son “las mujeres trans de X sitio”, sino sus propios géneros dentro de su propio paradigma, y hablar de ellos como si lo fuesen es racista, colonialista y etnocéntrico.

 

¿Qué significa ser cuirgénero (o queergénero)?

Cuirgénero es un término “paraguas” (engloba muchas identidades). Significa que la persona es transgénero (que su género no es el mismo que le asignaron al nacer) y, a la vez, que su género no es binario (ni mujer ni hombre).

El término fue acuñado por Riki Ann Wilchins, activista y mujer trans lesbiana, como forma de designar vivencias de género análogas a lo que ya significaba usar “queer” como etiqueta de orientación sexual. “Queer” significa “raro/rarito” (en sentido peyorativo) en inglés y era en su origen un término de odio hacia hombres gay, en particular aquellos de expresión y prácticas fuera de la normatividad, de lo “socialmente respetable (por la gente hetero blanca de clase media)”. En muchas comunidades anglosajonas se produjo una reapropiación, esto es, se adueñaron del término para convertirlo en una identidad de la que enorgullecerse.

En el caso de la identidad de género, “queer” o “cuir” implica estar fuera de las normas identitarias que intentan imponernos que sólo podemos ser de dos géneros, significa existir fuera de esos dos géneros y rechazar cualquier normatividad que diga lo que podemos ser o cómo debemos serlo.

Para ser cuirgénero sólo necesitas dos cosas: que tu(s) género(s) no coincida(n) con el género que te asignaron al nacer, y que ese(os) género(s) tampoco se corresponda(n) (únicamente y todo el tiempo) con uno de los dos géneros binarios.
Ser cuirgénero NO implica que necesites tener un aspecto ambiguo o una expresión de género neutra o andrógina, ni que “tengas que” usar ciertos pronombres, ni modificar o dejar de modificar tu cuerpo con hormonas o cirugías, ni “salir del armario”. Puedes hacer algunas de estas cosas, o todas, si lo deseas, pero no son requisitos. Nadie necesita “hacer X cosa” ni “ser de X manera” para ser su género (o géneros).

 

¿Qué es cisgénero?

Cisgénero significa identificarse con el género que te asignaron al nacer. Si cuando naciste dijeron “es un niño”, te criaste oyendo a todes que eras un niño, y no tienes problema con la idea de que la gente piense en tí como hombre ni con pensar en tí como hombre, entonces eres un hombre cisgénero. Y lo mismo en el caso de ser mujer cisgénero. “Cis” es un prefijo latino que significa “del mismo lado” y es el contrario de “trans”, que significa “hacia otro lado”. Es la forma correcta de denominar a las personas que no son transgénero.

 

¿Cuántos géneros existen?

Muchísimos. Los términos para designar cada identidad de género son muy numerosos y si no encuentras uno que defina del todo tu género puedes crear tu propio término.

Puedes consultar las definiciones de géneros no binarios (cuirgénero) más comunes AQUÍ.

Ni mucho menos son todos los que existen, tan sólo un glosario con los que suelen ser más frecuentes, y como tal se revisa y amplía periódicamente.

 

¿Qué es la disforia?

“Disforia de género” es, por una parte, el término que recibe el diagnóstico psiquiátrico patologizante de nuestras identidades, tal como se recoge en el DSM-V (el manual oficial de diagnóstico psiquiátrico) desde 2012. Antes de esto el diagnóstico oficial se denominaba “trastorno de identidad de género”.

Por otra parte, disforia es cualquier sentimiento de tristeza, malestar, depresión, irritabilidad, ira, incomodidad, cualquier emoción negativa en general que nos produzca sentir que nuestro género (o géneros) real(es) no se corresponde con cómo nos perciben y tratan les demás.

La disforia puede ser social, cuando se produce porque nos tratan con un género equivocado o el nombre o pronombres erróneos, o física, cuando sentimos malestar con partes de nuestros cuerpos que no se corresponden a la imagen mental o sensorial que tenemos de nuestros cuerpos (esto es, que ver o tocar esas partes nos produce emociones negativas).

La disforia no siempre es fácil de identificar; puede suceder que la estemos experimentando sin reconocerla, cosa que sucede a menudo si no seguimos la narrativa o “biografía” más difundida de “cómo ser una persona trans” (saberlo “desde siempre”, tener ciertos tipos de disforia concretos, etc). Este artículo puede ser de ayuda para distinguir disforias sutiles o que no se presentan de formas convencionales.

Es fundamental entender que tener disforia no es un requisito para ser trans; hay personas trans que no la tienen, y eso es válido, para ser trans sólo hace falta ser un género diferente al asignado.

 

¿Qué es la transfobia? ¿Y el cisexismo?

El cisexismo es el origen y base de la transfobia, y consiste en asignar unos genitales o caracteristicas sexuales secundarias a un género determinado. Cisexismo sería considerar que quienes tienen pene/testículos/ausencia de senos desarrollados son “hombres”, y quienes tienen vulva/útero/ovarios/pechos son “mujeres”.

Cuando se produce la expectativa cisexista de que unas características equivalen a un género, lo que ocurre es que se crea la idea de que lo único “normal”, “natural” y “correcto” es ser cisgénero y por tanto no salirse de esas expectativas ni cuestionarlas.

La transfobia, por tanto, es toda forma de opresión, discriminación, invisibilización o violencia física, social, psicológica, económica, etc, hacia el colectivo transgénero basada en el cisexismo.

Cuando el cisexismo se convierte en la norma (“normalidad”) de una sociedad, esto implica que si alguien se sale de esa “normalidad” está en minoría frente a todos los sistemas de poder (progenitores, profesión médica/científica, Estado, sistema educativo) que desde la infancia ya le han asignado un género basándose erróneamente en sus genitales.

Une niñe no tiene los recursos fisicos o emocionales para hacer respetar su género frente a todo un mundo que le niega su existencia, le dice que no es correcto, y le fuerza a vestir y comportarse como si fuese de otro género. Esto provoca graves traumas emocionales, depresión, y en muchos casos suicidio. Las personas trans adolescentes son uno de los colectivos con mayor riesgo de suicidio.

En personas adultas, la transfobia supone seguir sufriendo opresión a muchos niveles. No sólo la violencia física directa provoca muertes (en especial son atacadas las mujeres trans, más aún las de color), también sufrimos muchas otras violencias a diario: discriminación laboral y de vivienda, patologización médica (que se nos exijan diagnósticos psiquiátricos para tener derecho a acceder a tratamientos de transición física), opresión legal (no poder cambiar nuestros nombres o documentación sin habernos sometido a la patologización médica), negación de nuestros géneros, negativa incluso de amigues o familiares a tratarnos acorde a nuestro género (incluso poniendo condiciones como “cuando te operes/cuando te hormones”), exigencia de cumplir más estrictamente que nadie los roles de nuestros géneros (para después invalidarnos con el pretexto de que seguimos y “perpetuamos” esos mismos roles), y muchas otras formas de transfobia.

El colectivo transgénero es uno de los más expuestos a riesgo de suicidio, desempleo, pobreza, pérdida de acceso a la vivienda y exclusión social en general.

 

¿Qué es la cuirfobia?

En el caso de personas cuirgénero, la cuirfobia es una forma de transfobia que implica invisibilización (negar que existan más de dos géneros), ridiculización de nuestros géneros (decir que son “inventados” o una “moda”, compararlos a identificarse como personajes de ficción u objetos, ridiculizar el lenguaje neutro, etc), patologización (en el sentido de considerar nuestros géneros un trastorno mental y por tanto burlarse de nuestra identidad o impedirnos de lleno el acceso a la transición médica) y diversas formas de violencia hacia la persona por el hecho de ser trans pero además no ser binarie.

Existen personas que respetan a otres si son trans binaries (mujeres u hombres), sobretodo si lo son de la forma que consideran “correcta” o “respetable” (exteriorizar su género sólo de ciertas formas y siguiendo los dictados del Estado y la profesión médica), pero que se vuelven prejuiciosas y opresivas en cuanto se trata de personas cuirgénero, y esto es una forma de cuirfobia especialmente desalentadora y opresiva porque nos niega la posibilidad de tener acceso incluso a grupos o comunidades que aceptan a otras personas trans.

 

¿Qué opciones existen para el lenguaje neutro?

En castellano/español existen opciones escritas como la “x” (chicxs, amigxs), pero tienen el inconveniente de no poder pronunciarse y de no ser leíbles por software de accesibilidad para personas con baja visión.

Por ello en los últimos años cobra fuerza el uso de la “e”, que ya es nuestro fonema neutro gramatical y ahora se ha adaptado para su uso referido a personas, así:

Pronombre: elle.
Artículo: le.
Adjetivos: terminados en e.

Las terminaciones de las palabras siguen las normas ortográficas y lingüísticas estándar, por ejemplo:

“Hoy hemos jugado al baloncesto con nuestres amigues”.
“Fuimos a le abogade y nos dijo que elle cree que tenemos base para ganar el caso”.
“Le médique me dijo que quería hacerme más pruebas para estar segure”.
“No era buene dibujando hasta que no empecé a practicar a diario”.

 

¿Por qué tengo que usar el neutro si alguien lo exige? ¿Es correcto gramaticalmente?

Es una cuestión de respeto básico hacia una persona. Nadie puede decidir por otre que su género no existe o no es válido, que es lo que estarías haciendo si te niegas a usar el neutro y le impones un pronombre binario a una persona cuirgénero.

No sólo es ofensivo, sino que es transfobia, y como tal, una forma de opresión.

La corrección gramatical o lingüística de nuevas palabras o nuevos usos de una forma de lenguaje ya existente (como sería la “e” neutra en este caso) se establece con el uso, y esto no lo decimos sólo nosotres, incluso la propia R.A.E ha declarado que el lenguaje evoluciona y los diccionarios se elaboran a posteriori, como forma de registrar la mayor cantidad posible de usos de la lengua ya establecidos.

Ya existen precedentes de normalización y aceptación oficial de formas de lenguaje neutro en otros idiomas y países, por ejemplo el caso de Suecia con la creación y extensión del pronombre neutro “han”, y Reino Unido con la aceptación de “Mx.” como título incluso para documentación oficial.

El pronombre “elle” y el neutro en “e” ya son realidades establecidas en numerosos círculos sociales y activistas de habla hispana, y con algo de tiempo y uso se establecerá como una realidad lingüística consolidada, cubriendo así las necesidades de muches hablantes que no tenían algo tan básico como una forma de nombrarse a elles mismes.

 

¿Ser cuirgénero tiene algo que ver con el sexo “biológico”/las hormonas/etc?

No. La única relación entre sexo y género es que, de forma equivocada, se ha establecido mirar los genitales externos a los bebés como forma de asignarles un género binario y criarles como tal.

Esto es una práctica errónea por muchas razones. Una de ellas es que a consecuencia de esto se oprime a las personas intersexuales que nacen con genitales diferentes a lo esperado, llegándose a aberraciones como practicar cirugías médicamente innecesarias a bebés y niñes pequeñes que alteran su sensibilidad genital y les crean todo tipo de problemas posteriormente en sus vidas.

Es errónea porque los genitales no definen la identidad individual, y por tanto es una forma de violencia transfóbica. Une bebé no sabe aún cuál es su género, y en la mayoría de casos no lo sabrá hasta los tres o cuatro años, edad en que aparece esa noción en sus mentes, o más tarde incluso. Imponer un género y criarle como tal antes de saber si ése es su género da lugar a muchísimo sufrimiento para ese niñe en caso de que sea transgénero.

En el caso de personas adultas, tratar de equiparar tener unos genitales concretos con ser X género es transfóbico, cissexista, cuirfóbico y opresivo en general.

Y por último, también es una práctica errónea aun ateniéndonos únicamente a factores biológicos. El binario sexual no se ajusta a la realidad. El sexo es una combinación compleja de cromosomas, gónadas, gametos, hormonas, etc, y existen bastantes más de dos combinaciones. Existen muchas personas que cromosómicamente son XXX o XXY, XXXY, etc, y ni siquiera lo saben. Las gónadas externas son sólo uno de los factores que componen el sexo biológico. E incluso a nivel médico se trata de una categoría irrelevante, esto es, resulta importante conocer cuál es tu hormona dominante para manejar ciertas condiciones de salud, o saber cuáles son tus gametos si deseas saber con quién puedes reproducirte, pero combinar esas características en una sóla etiqueta de “sexo” es innecesario e inexacto.

 

Creo que podría ser cuirgénero, ¿cómo puedo saberlo? ¿Qué hago si lo soy?

Realmente sólo tú puedes decidir cuál es tu género. Cuestionarse tu género es un proceso, y cualquier forma en la que lo lleves a cabo es válido siempre que no oprimas a nadie.

Suele ser buena idea no intentar buscar una “verdad total y esencial” sobre “qué o quién eres”, porque en ocasiones sí aparece una consciencia clara de ello sin que tengas que buscar, pero en otras ocasiones lo único que sabes es que no te sientes cómode del todo en el género que te asignaron y tratar de forzarte a “saberlo ya” te causa angustia y más confusión.

El proceso puede ser más o menos largo (hay quien averigua su género en un día, hay quien se toma años o no llega a estar segure nunca) y cualquiera de estas cosas está bien, no pasa nada por dudar o no saberlo.

Lo mejor que puedes hacer es pensar en los géneros como zonas de comodidad, preguntarte ¿cómo prefiero o necesito que piensen acerca de mí?, ¿cómo quiero que me perciban?, ¿me siento más cómode con la feminidad, la neutralidad, la masculinidad, o una mezcla de éstas?… Con este tipo de reflexión tienes una idea general de cómo eres respecto al género.

Lo siguiente puede ser leer definiciones de los géneros, como por ejemplo este glosario, y ver si alguna o algunas de ellas resuenan contigo, si se sienten bien al usarlas. No necesitas encajar al 100%, puedes nombrarte como uno o varios géneros si consideras que te definen lo suficiente y te sientes cómode así. O puedes crear tu propia definición y ponerle un nombre. O elegir un término “paraguas” tal como cuirgénero y denominarte sólo con ese término sin especificar más si no lo deseas.

También puede ser útil experimentar con tu estética (si sientes que estarías más cómode con una estética más femenina/neutra/mezclada/masculina), o con otros pronombres (sólo con gente con la que sea seguro, como en comunidades trans) y ver cómo te sientes (aunque no hay una relación necesariamente entre tu género y modificar cualquiera de estas cosas, puedes ser cuirgénero y no necesitar cambiar nada de tí para exteriorizarlo, o puede que necesites hacer cambios, y cualquiera de esas opciones es válida).

Si finalmente descubres que eres cuirgénero, no estás obligade a hacer nada que no quieras. Puedes salir del armario para algunes o todes, o no. Transicionar social y/o médicamente, o no (y lo que implique esa transición, asimismo, es único para tus necesidades y sólo tú decides cómo lo haces).

Es muy comprensible que saber que eres cuirgénero te produzca miedo. La sociedad aún es tremendamente transfóbica y es lógico que eso te asuste. Haz todo lo que necesites hacer para sentirte a salvo, física y emocionalmente. Tienes derecho a defender tu supervivencia y tu bienestar de formas que se adapten a tu situación, y nadie debe cuestionarte en esto.

Lo que es importante es que sepas que no estás sole. Además de grupos como ATCUES para luchar por tus derechos y conocer a otres como tú, existen grupos y páginas de tema cuirgénero en distintas redes sociales. Puedes encontrar algunas de éstas en nuestra sección de enlaces.

Conocer a otras personas cuirgénero es especialmente importante para sentirnos validades, para saber que no nos estamos inventando nada y que no somos les úniques no binaries del planeta. También para socializar con personas que no cuestionen nuestro género en caso de que nuestro entorno sea cuirfóbico y que de esa forma tengamos un respiro muy necesario para nuestra salud mental y emocional.

Y por supuesto, es clave a la hora de organizarnos, crear redes de apoyo mutuo y solidaridad, y luchar por nuestra visibilidad y nuestros derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s